Del Olimpo a la Tierra

Disfrutemos de algunos de los platos más estupendos de la nación griega. Os presento un fantástico menú, que espero que os agrade:

Entrante: queso feta asado al aroma mediterráneo.
Primer plato: ensalada griega.
Segundo plato: moussaka o giouvetsi o pastichio o arroz a la griega.
Postre: baklavá y yogur griego.

Queso feta asado

-Ingredientes: 100 grs. de queso cortado en una sola porción, aceite de oliva, tomillo y aceitunas negras kalamata.

-Elaboración: en un recipiente apto para el horno se coloca el trozo de feta. Encima colocaremos unas aceitunas negras, preferiblemente, variedad kalamata. Rociamos con aceite de oliva y tomillo seco por encima. Con el horno precalentado, introducimos el recipiente y dejamos gratinar durante 10-15 min, a una tempertaura de 180 grados.
El queso no se derretirá por completo. Mantendrá su forma, quedando ligeramente más cremoso y con un sabor más intenso. Es recomendable servir con pan tipo “pita”.

Ensalada griega

-Ingresientes: aunque se puede variar, los ingredientes más comunes son: 2-3 tomates rojos de ensalada, un pimiento verde, pepino, cebolla, queso feta, aceitunas verdes y negras. Aceite de oliva, vinagre de vino tinto y sal.

-Elaboración: es algo muy sencillo de preparar. Se trata de tomar todos los ingredientes y mezclarlos al gusto. Para el aliño se suele usar una vinagreta normal con aceite de oliva, vinagre de vino tinto y sal. También se puede usar tsatziki, una crema de yogur, mezclada con pepino y ajo.

Moussaka

-Ingredientes (para 4 personas): 450 grs. de carne picada de ternera, una cebolla grande, 1 kg. de patatas, 2 berenjenas grandes, vino blanco, 250 grs. de queso tierno en láminas, aceite de oliva, sal, pimienta negra. Queso rallado para gratinar. Para la bechamel: harina de trigo, leche, sal, pimienta negra y nuez moscada en polvo.

-Elaboración: en una sartén, poner la cebolla troceada con un chorreón de aceite de oliva y empezar a dorar con una pizca de sal. Agregar las berenjenas troceadas y esperar a que se doren. Después añadir la carne picada y un poco de pimienta negra. Cuando la carne empiece a dorarse añadir medio vaso de vino blanco y dejar reposar hasta que se evapore el alcohol. Reservar la carne. En una olla con abundante agua pondremos a cocer las patatas. Una vez cocidas y templadas las cortaremos en rodajas. Para hacer la bechamel podremos medio litro de leche a calentar con un poco de pimienta negra y un toque de nuez moscada molida; a continuación ir añadiendo la harina de trigo y cuando alcance la suficiente tamperatuura irá espesando. No se puede dejar de remover para que no queden grumos (si quedan pude usarse una batidora eléctrica al final) hasta conseguir una textura cremosa. Montar la moussaka es fácil, y aún más en cazuelitas individuales. Comenzamos por una base de patatas, después una de berenjenas con la carne, después el queso en láminas y repetimos capas. Finalmente cubriremos con la bechamel y queso rallado. Durante la elaboración de la carne pueden añadirse especias al gusto tales como el tomillo, guindilla o cayena, o romero. Se puede acompañar de un poco de salsa de tomate casera.

Pastitsio o pastisio

De aspecto parecido a la moussaka, el pastisio es un plato elaborado también de forma similar, pero con diferentes ingredientes.

-Ingredientes: 400g de carne picada (a poder ser de cordero), ajos, 2 tomates naturales maduros, 1 cebolla, 6-8 tomates, 1 vaso de vino, 1 huevo, 500grs. de macarrones, canela en rama,orégano, queso rallado, aceite, sal y
salsa bechamel

-Elaboración: picar la cebolla, el ajo y pochar. Después añadir la carne y los tomates pelados y cortados a trocitos pequeños; seguir pochando. Añadir el vino, la canela en rama y el orégano. Tapar y cocer unos 10 minutos a fuego medio. Por otro lado cocer los macarrones, cuando estén cocidos mezclar con la bechamel y el huevo batido. Reservar. En una fuente de horno poner una poca de bechamel,encima una capa de macarrones,otra capa de la salsa con carne que tendremos reservada, después otra capa con un poco de queso rallado, otra vez poner bechamel y seguir haciendo capas en el mismo orden. Hay que terminar con una capa de bechamel y queso rallado. Después gratinar.

Giouvetsi

-Ingredientes: 250 gr pasta orzo (una pasta en forma de piñones de no más de 1 cm de largo), 150 gr de carne ternera o cordero cortada a trozos, 400 grs de tomate triturado, 1cebolla, 1 ajo picado, orégano, canela, sal, pimienta.

-Elaboración: salpimentar la carne, y si tenéis especias de kebab o sazonador de carnes, se pueden añadir a la carne generosamente. Sino usar orégano y unas pizcas de canela. Saltear la carne a fuego fuerte. Una vez esté dorada, retirarla y agregar entonces la cebolla y el ajo picado a fuego medio y dejar que se dore. Volver a poner la carne en la sartén y dar vueltas para que se mezcle la cebolla y el ajo con la carne. Agregar tomate triturado con orégano. Añadir la pasta orzo, un vaso de agua y dejar cocer tapado y a fuego medio bajo hasta que la pasta este echa y se haya evaporado todo el líquido. Debe quedar seco.

La pasta orzo se puede encontrar en grandes superfiecies comerciales dentro de la zona productos internacionales.

Arroz a la griega

-Ingredientes: 3 tazas de arroz, 2 tomates grandes, 2 ramas de apio, 1 pimiento rojo y 1 verde, 4 ajos, curry, un cuarto de taza de aceite de oliva, zumo de un limón, cebollino, sal y una hoja de laurel.

-Elaboración: hervir el arroz en abundante agua con una hoja de laurel y sal; por otro lado, picar los tomates, el apio, y condimentar con ajo, aceite y el zumo de limón. Una vez el arroz esté preparado, añadir la mezcla anterior junto con el resto de inrgedientes. ¡Y listo!

Baklavá

-Ingredientes: pasta filo (1 paquete), media taza de agua, media de taza de mantequilla, 150 grs. de azúcar, 350 grs. de frutos secos, 200 grs. de miel, una rama de canela 1 rama, un clavo aromático.

-Elaboración: precalentamos el horno a 180º C. Derretimos mantequilla en un cazo y dejamos un poco para engrasar un molde. Colocamos en el molde tres o cuatro láminas de pasta filo y espolvoreamos con los frutos secos. Cubrir con otras láminas de filo y pintamos con mantequilla derretida. Repetimos la operación de la masa, frutos y mantequilla hasta conseguir varias capas. La última capa debería ser de filo. Cortamos la masa en forma de rombos pequeños. Insertamos un clavo en la intersección de los rombos. Incorporamos la mantequilla que nos quede encima de los hojaldres y dejamos que se cueza en el horno durante tres cuartos de hora (una vez que la masa esté dorada). En otro recipiente, hervimos agua, canela y azúcar, sin dejar de mover. Dejar a fuego lento unos 10 minutos. Incorporar la miel y dejar otros dos minutos a fuego lento hasta formar un almíbar. Sacar la baklava del horno y regar con el almíbar una vez retirada la canela. Dejar enfriar.

Yogur griego

El yogur griego no es una receta que suela elaborarse en casa. En mi caso este producto lo compré ya elaborado. Se usa tanto como postre como para elaborar salsas. Si se está interesado en prepararlo uno mismo, estos son los pasos a seguir:

Calentamos la leche junto con la nata en una cazuela y retiramos del fuego cuando comience a hervir. Reservamos fuera del fuego hasta que la temperatura baje a unos 60 ºC. Una vez haya alcanzado esta temperatura, mezclaremos el yogur natural con la leche y la nata templadas. Repartimos la mezcla anterior en frascos o boles individuales, los tapamos y reservamos en lugar templado durante 10 horas. Cuando haya cuajado, guardaremos en el frigorífico durante 4 horas antes de consumir bien frío. La clave del yogur griego es servirlo con aquello que más le guste al que lo paladea: frutas, mermeladas, miel, frutos secos, cereales, siropes, etcétera.

¡Espero que lo disfruten!

Anuncios

Los sabores del Olimpo

Los sabores y aromas de Grecia guardan para sí mismos todos los matices que sus pueblos dejaron impregnados a lo largo de sus muchos siglos de historia.

La gastronomía griega es, sin duda, una de las más ricas y variadas del mundo. No obstante, a veces pasa de desapercibida entre otras más conocidas. Si usted desconoce los entresijos de las maravillas helénicas en los fogones, prepárese para disfrutar, porque en Despertando Paladares, le traemos un menú que no puede perderse.

Grecia posee un geografía espectacular, desde la zona peninsular, a sus más de nueve mil islas. Es un país dividido en 7 administraciones o en 13 regiones periféricas, donde sus platos son tan ricos y variados como la constitución de sus tierras. Al recorrer cada una de ellas, conoceremos sus platos más típicos y los lugares más placenteros sonde disfrutar de ellos.

Comenzamos nuestra ruta gastronómica en el norte peninsular. Nos hallamos en la región de Macedonia Oriental y Tracia. No suele el viajero posar sus ojos en esta zona del país. Sin embargo no deja de ser una zona inmensamente rica culturalmente. A lo largo de los siglos, romanos, bizantinos, búlgaros y otomanos dejaron su huella marcada en la cultura y tradición de la región, así como muchos de sus sabores. La ciudad de Kavàla es un gran ejemplo de ello. Localizada en la costa, cuenta con un paisaje embelesador. Si se tiene la oportunidad, hospédese en el Imaret Hotel. Un antiguo palacio otomano reconvertido a hotel. Un lugar mágico con unas vistas privilegiadas. Su personal, atento y servicial hará de su estancia algo inolvidable. Disfrute en su restaurante de sus pescados frescos con salsa de lima. No tiene desperdicio.

En dirección oeste nos movemos hacia la deslumbrante ciudad de Tesalónica. El visitante comerá bien en mucho de los bares y restaurantes en las calles cercanas al puerto. Se pueden degustar gran variedad de los platos más típicos del país. Pero nadie puede marcharse sin tomarse un café frappé mirando la inmensidad del mar en su horizonte. El café frappé es, en efecto, de origen griego, más concretamente de esta ciudad. Para los que creían que su origen era francés (entre los que me incluyo), se descubrió allá por 1957 en la feria del comercio de Tesalónica. Se trata de un delicioso café helado y agitado, que encontraremos servido y aromatizado de mil formas.

Al oeste del país y mirando de reojo a las Islas Jónicas, nos hallamos en la población de Preveza. Una de las grandes desconocidas pero que guarda en sus paisajes uno de los secretos mejores guardados del país, y gracias a una composición geográfica única. Se encuentra en la región de Epiro, con el mar Jónico e Islas Jónicas al oeste, y el mar interior de Ambrakikos al este.
¿Por qué no disfrutar de este panorama saboreando un giuvetsi de ternera o marisco? El giuvetsi es un plato típico a a base de pasta y guiso de carne o marisco, siendo el de ternera el más popular. A mi juicio, uno de las platos más interesantes de la gastronomía griega.

Al sur, cruzando el Peloponeso, nos dirigimos a Ática, región donde se ubica la capital del país. Atenas. La milenaria y poderosa ciudad, igual descrita que la deidad a la que debe su nombre: Palas Atenea, hija de Zeus y Metis; diosa de la guerra, la habilidad, la estrategia, las artes, la civilización, la sabiduría y la justicia, y una de los doce dioses del Olimpo.

Por todos conocida, Atenas posee una riqueza espléndida. Y es aquí donde el viajero puede disfrutar tanto de las comidas más típicas, como de las que lo son menos. En Atenas hemos de probar el famoso queso Feta, un delicioso queso blanco y blando de oveja con una acidez muy persuasiva. Lo probaremos tal cual o en ensaladas, que son tremendamente variadas, pero en las que suelen coincidir vegetales como el pepino, el tomate, el pimiento y las deliciosas aceitunas kalamatas. Se pueden acompañar los entrantes con el pan pita, jugoso y calentito, que también puede rellanarse con carne y vegetales y convertirse en un maravilloso souvlaki (versión griega del kebab). Entre los platos principales, uno no se puede perder la moussaka (especie de lasaña a base de berenjena, carne y puré de patatas), plato más famoso de Grecia; el pastisio (macarrones gratinados con carne); los arroces; y la gran variedad de pescados.

El restaurante del hotel Amalia, sin duda, uno de los mejores de Atenas para disfrutar de esta rica gastronomía.

Dejamos la capital para navegar con destino a algunas de sus islas. Así pues nos anclamos en Creta, la mayor isla griega. Merece la pena probar alguno de los dulces más típicos como el baklavá (un hojaldre muy fino con nueces y sirope de miel).

Rumbo a las islas del Egeo Meridional, encontramos un paisaje de lo más variado. Lo son también sus sabores. Cada isla es un mundo, por eso dependiendo de la isla donde nos encontremos, podremos gozar de un plato distinto. Los pescados, calamares y pulpo, acompañados por ensaladas sazonadas con tsatziki (salsa de yogur con pepino y ajo), de lo más típico. Rodas es la isla principal de la zona, pero muy famosas son Mykonos, Santorini, Siros, Andros, Naxos o Kárpatos.
El atardecer en muchas de estas islas invita a la fiesta y el disfrute de la vida nocturna, uno de los principales reclamos turísticos de esta región insular. Si es usted aficionado a la vida nocturna y a la fiesta, a buen seguro pasará por Cavo Paradiso en Playa Paraíso, en Mykonos. Es uno de los clubs más populares, no sólo en la isla griega, sino en todo el mundo.

Y tanto si usted disfruta de la noche o no, acabará la jornada brindando con un trago de ouzo, un fuerte pero agradable licor de sabor anisado, de aspecto lechoso si se mezcla con agua. Se sirve en vasos pequeños a modo de chupito.

Hasta aquí, nuestra proposición de la semana. Pronto recetas griegas paso a paso. Mientras tanto, disfruten y sueñen con un paraíso griego en el paladar.

Yásas!