Happy Halloween, Great Britain!

Abrimos entrada con motivo de nuestro segundo Halloween en Despertando Paladares. En esta ocasión elijo Reino Unido -uno de los países con mayor tradición en esta fiesta e impulsor de su popularidad- para aprender un poco más acerca de la gastronomía británica. No es buena fama la que arrastra la tradición culinaria de este país, seguramente debido a que los británicos, generalmente, llevan una dieta que contiene niveles elevados de grasas. En Despertando Paladares queremos ver más allá de esto, y nos centraremos en mostrar el lado más positivo de su cocina, además de muchas curiosidades. Seguro que les sorprenderá conocer que el origen de ciertos platos o postres mundialmente famosos, nacieron en Reino Unido.

Por eso, en los próximos días, recorriendo su geografía, os contaré más acerca de la cocina inglesa, escocesa, galesa y norirlandesa: desvelaré los secretos de cómo conseguir una perfecta crema inglesa o natillas y el punto exacto de los deliciosos pastelillos galeses; haremos un recorrido por las mejores destilerías escocesas y por los verdes prados de Irlanda, donde se cría un ganado de calidad; aprederemos mucho sobre el queso cheddar y su origen, además de otros tantos productos típicos. Todo ello lo pondré a disposición de vosotros y vosotras, lectores, a través del menú típicamente británico que he confeccionado. Y por último nos acercaremos a conocer un poco más al fabuloso cocinero Jamie Oliver, que ha revolucionado el concepto de la cocina inglesa en los últimos años.

Espero que ya estéis tan impacientes por leerlo, como yo por escribirlo. Un saludo y ¡Feliz Halloween!

(Cocina británica: el próximo 4 de Noviembre de 2012).

Anuncios

¿Truco o trato?

Despertando Paladares, os presenta, a continuación, diez formas de aprovechar una calabaza de Halloween.

1. Snacks de calabaza y queso.

-Nos hace falta: calabaza cocida, huevo, pan rallado, queso chedar o azul, o ambos.
-Así lo hacemos: disponemos los trozos de calabaza preferiblemente en forma de palitos. Despúes envolvemos en lonchas de chedar o queso azul o similar. Los empanamos con huevo y pan rallado. Finalmente se fríen en abundante aceite muy caliente hasta que se doren. Otra opción es empanar sólo la calabaza y preparar una salsa de queso fundido para mojarlos.

2. Crema de calabaza.

-Nos hace falta: calabaza, un puerro, una patata, una zanahoria, media cebolla, aceite de oliva, agua, sal, pimienta y nuez moscada molida.
-Así lo hacemos: cortamos todas las verduras, y las ponemos a rehogar en una cacerola con un chorrito de aceite de oliva y un poco de sal, durante unos diez minutos. Una vez transcurrido ese tiempo, añadir medio litro de agua aproximadamente. Cuando la calabaza esté blanda, batir todas las verduras con la mitad del agua. Volver a poner la crema en la cacerola con un poco de pimienta y nuez moscada. Podemos colocar, una vez emplatada, unos crujientes de pan o taquitos de jamón serrano.

3. Focaccia de calabaza.

-Nos hace falta: 600 gramos de harina, 25 gramos de lavadura de panadería, sal, 250 mililitros de agua y dos cucharadas de aceite para la masa; unos 300 gramos de crema de calabaza como la anterior, aceite de oliva, romero y queso parmesano.
-Así lo hacemos: Preparamos una masa tipo pizza mezclando todos los ingredientes hasta obtener una masa uniforme y que no se pegue a las manos. Dejamos doblar su volumen durante una hora y volvemos a amasar. Luego, damos forma extendiéndola con las manos o con un rodillo. Cubrir la masa con la crema de calabaza, unas hojas de romero, láminas de parmesano y un chorrito de aceite de oliva. Hornear durante 45 minutos hasta que se dore la masa. Una receta original y exquisita.

4. Potaje de garbanzos y calabaza.

-Nos hace falta: 1 kilogramo de garbanzos, 1 kilogramo de calabaza, 400 gramos de judías verdes, 250 gramos de pechuga de pollo, 250 gramos de carne de cerdo, un trozo de morcilla, un trozo de tocino fresco, aceite de oliva, pimentón, comino molido, sal y agua.
-Así lo hacemos: los garbanzos han de dejarse en remojo durante la noche anterior. Para prepararlos los metemos en una olla junto con la carne, el tocino, la sal, el pimentón, el comino molido y el aceite de oliva y cubrimos con agua un par de dedos por encima de los ingredientes. Despúes de 25-30 minutos (en olla exprés o rápida) añadir la calabaza y las judías. Cuando quede un caldo concentrado y espesito, el potaje estará listo.

5. Gratén de calabaza.

-Nos hace falta: unas láminas de hojaldre, calabaza, 500 gramos de carne picada, 1 cebolla, aceite de oliva, pimienta, sal, queso parmesano, salsa bechamel.
-Así lo hacemos: doramos las láminas de hojaldre en el horno cortadas en rectángulos. Al mismo tiempo, en una sartén dorar la cebolla con un chorrito de aceite de oliva y sal. Añadir después la carne picada y la pimienta y dejar que se dore. Después añade trozos de calabaza cocida y deja reposar. Una vez hecho esto, colocar sobre el hojaldre y culminarlo con la bechamel y el queso parmesano rallado. Gratinar 5-10 minutos hasta que dore.

6. Tarta de calabaza.

-Nos hace falta: 200 gramos de pulpa de calabaza, 100 gramos de nueces peladas, 60 gramos de mantequilla, 100 gramos de harina, 1 cucharadita de azúcar de vainilla, 100 gramos de azúcar, 4 huevos, 15 gramos de levadura en polvo, una pizca de nuez moscada y sal.
-Así lo hacemos:Pela y corta la calabaza en rodajas muy finas. Prepara un molde de tarta untando un poco de mantequilla y espolvorea con harina para que no se quede pegada a las paredes. Pon mantequilla en una sartén a fuego lento. Una vez derretida agrega 50 gramos de azúcar y la cucharadita de azúcar de vainilla. Cuece todo el conjunto hasta que obtengas un caramelo dorado. Añade entonces las rodajas de calabaza a la sartén y cuece durante un par de minutos dándoles la vuelta a mitad de la cocción. Retira las rodajas y colócalas de manera decorativa en el fondo del molde. En un bol grande, introduce los huevos junto al azúcar restante y bate todo el conjunto con la batidora hasta que veas que la crema está blanquecina. Incorpora poco a poco la harina junto a la levadura previamente tamizada y una pizca de sal. Después añade las nueces picadas y una pizca de nuez moscada y remueve todo el conjunto. Vierte la mezcla en el molde y nivela, seguidamente, introduce la tarta en el horno previamente precalentado a 180º C y cuece unos 35 minutos o hasta que veas que está bien cocida y la superficie se haya dorado. Retira y desmolda, dejando que se enfríe antes de retirar el papel de horno.

7. Flan de calabaza.

-Nos hace falta: dos tazas de calabazas hervidas y escurridas, 120 gramos de azúcar, medio litro de leche, una cucharadita de azúcar de vainilla, dos cucharadas de maizena o de fécula de maíz y 200 gramos de azúcar para el caramelo.
-Así lo hacemos: hervimos la calabaza; cuando estém tiernas, retiramos del fuego. Escurrimos bien y estrujamos como para un puré, o la batimos. Luego lo pasamos a una cacerola y le agregamos el azúcar, la fécula diluida en leche y la vainilla. Llevamos al fuego. Cuando rompe a hervir, dejamos cocinar durante 5 minutos más, siempre removiendo. Una vez cocinado, pasamos a los moldes con el caramelo ya preparado. Dejamos enfriar al natural y luego los llevamos a la nevera durante unas horas.

8. Mermelada de calabaza.

-Nos hace falta: para un kilogramo de calabaza, medio kilo de azúcar (al contrario que el resto de confituras, la proporción de fruto/azúcar no es idéntica, sino la mitad, debido al dulzor natural de la calabaza); el zumo de un limón.
-Así lo hacemos: en una sartén colocar los trozos de calabaza, el azúcar y el zumo de limón. Remover y deshacer hasta que tenga una consistencia espesa y acaramelada. Una receta muy fácil ideal para degustar tanto en tostadas como para acompañar platos o aperitivos a modo de salsa.

9. Caramelos de calabaza.

-Nos hace falta: medio kilo de azúcar, unos trozos de calabaza, canela en rama y molida.
-Así lo hacemos: hervir los trozos de calabaza con un par de ramitas de canela. Una vez hervida, batir con un poco de agua. En una sartén poner el azúcar con parte del agua de haber hervido la calabaza y un poco de canela en polvo. Remover y dejar quese dore el azúcar hasta que de dore el caramelo. Verter y dejar enfriar el caramelo en moldes de silicona o en pequeños papelitos. Unos dulces muy originales para repartir a los niños y niñas.

10. Cóctel de cava, mandarina y calabaza.

-Nos hace falta: 75 centílitros de zumo de mandarina, 250 gramos de azúcar, cuatro gramos de piel de mandarina, 10 centílitros de zumo de limón, medio litro de cava, 150 gramos de calabaza, canela molida.
-Así lo hacemos: empezamos exprimiendo mandarinas hasta obtener la cantidad de zumo deseado. Hervir la calabaza y batirla con un poco de agua de forma que parezca zumo. Ponemos al fuego la mitad del zumo de mandarina, junto con la calabaza y con el azúcar. Lo retiramos justo antes de que se ponga a hervir. Cortamos la piel de mandarina muy fina, y la añadimos al zumo. Cuando hayan pasado diez minutos, añadimos el zumo de mandarina restante y el zumo de limón, y lo dejamos enfriar en la nevera unas seis horas. Posteriormente, añadimos el cava y un poco de canela, y lo introducimos en la coctelera junto con un par de cubitos de hielo, removeremos la mezcla y serviremos, muy frío, en las copas. ¡Un lujo!

Anímense a preparar estos platillos porque a buen seguro sorprenderá a sus invitados. Espero que les haya gustado.

¡Pasen un feliz Halloween!