De la palabra, al plato

Ayer fue viernes. El primer viernes gastronómico. Uno o dos viernes al mes, un grupo de amigo nos reunimos y poner en práctica algunas de las recetas tratadas en el último artículo de Despertando Paladares.

Anoche elaboré el siguiente menú:
-Entrantes: canapés variados de camembert y foie de pato sobre panecillos o croûtons.
-Primer plato: ensalada rústica de bacon y roquefort y quiche Lorraine.
-Segundo plato: patatas al horno con setas a las finas hierbas.
-Postre: crêpes variados y copa de champagne.

A continuación os dejo las recetas:

Ensalada rústica de bacon y roquefort

Esta es una receta más común de algunos pueblos que de las grandes urbes.

Ingredientes:
-250 gramos de canónigos frescos; unos 15 tomates cherry; 3 huevos cocidos; 125 gramos de bacon; 100 gramos de jamón cocido en tacos. Para la salsa roquefort: 1 huevo; 250 ml de aceite de girasol; 2-3 cucharadas de vinagre de Módena; 125 gramos de roquefort; una pizca de sal.

Elaboración:
Sobre un lecho de canónigos, colocamos los huevos cocidos troceados, los tomates cherry cortados a la mitad, los tacos de jamón y el bacon troaceado en tacos gruesos, previamente dorados en una sartén con una gota de aceite. Para la salsa roquefort en un vaso de batir colocamos el huevo y el aceite, con el vinagre de Módena y la pizca de sal. Batimos sin mover la batidora del fondo hasta obtener una mayonesa. Añadir el roquefort troceado y batir nuevamente hasta obtener una salsa fina y de espesor medio. Añadir al gusto sobre la ensalada.

Una ensalada sencilla que sorprenderá a vuestros invitados.

Quiche Lorraine

Ingredientes:
Para la masa de hojaldre: 500 gramos de harina; 200 gramos de mantequilla; 3 yemas de huevo; 50 ml de agua; una pizca de sal. Para el relleno: 3 huevos; 500 gramos de crème fraîche o nata; 400 gramos de queso emmental (puede ser gruyère); 250 gramos de bacon; pimienta; nuez moscada; aceite de oliva; sal.

Elaboración de la masa:
Colocamos en una mesa la harina en forma de volcán y colocar dentro las yemas, el agua y la sal. Amasamos y formamos una bola. Guardamos en la nevera 30 minutos para que esté fría. Sacamos de la nevera y sobre una superficie enharinada, añadimos la mantequilla y volvemos a amasar. Volvemos a colocar en la nevera 10 minutos. Después amasamos con un rodillos y la vamos doblando sobre sí tres veces y seguir amasando. En un molde bajo y desmontable previamente engrasado y enharinado, colocamos la masa en el molde y recortamos los bordes sobrantes. Si nos ha sobrado mucha masa, no la tiramos. Podemos congelarla y volverla a utilizar.

Elaboración del relleno:
En un bol mezclar los huevos, la crème fraîche, el queso emmental rallado. Añadir el bacon previamente dorado en la sartén con un poco de aceite de oliva. Añadimos un poco de pimienta, sal, y un toque de nuez moscada rallada. Vertemos el relleno sobre el hojaldre. Hornear a 180º durante 50 minutos, con el calor en posición baja. Gratinar 10 minutos para que se dore.

¡Un plato para chuparse los dedos!

Patatas al horno con setas a las finas hierbas.

Ingredientes: 1,5 kg de patatas; 350 gr de setas; 1 cebolla grande; aceite de oliva; finas hierbas; un vaso de oporto; pimienta; sal.

Elaboración: pelar y cortar las cebollas en pequeños trozos. Después ponerla a rehogar, y cuando esté empezando a dorarse añadir las setas y un poco de sal. Cuando la cebolla esté dorada, apartar del fuego. En una fuente de horno, añadimos unos 100 ml de aceite de oliva y colocamos las patatas previamente peladas. cortadas en finas rodajas y salpimentadas. Cubrimos las patatas con el sofrito de setas y la cebolla. Añadimos el oporto, las finas hierbas y un poco de aceite de oliva. Metemos la fuente en el horno durante 1 hora a 200ºC. Pinchamos las patatas para saber si están hechas.

Perfecta armonía de sabores en el plato.

Crêpes dulces

Ingredientes (para 4 personas): 3 huevos; 130 gramos de harina; 75 gramos de mantequilla; 125 ml de leche; una pizca de sal.

Elaboración: Batimos a mano todos los ingredientes hasta obtener una masa fina y no demasiado espesa. Verter sobre la crepera o sartén, caliente y ya engrasada, la masa y entender una fina capa. Esperar un par de minutos a que se cuaje y dore y dar la vuelta. Una vez hecho rellenamos el crêpe con lo que más nos guste. Nosotros utilizamos crema de cacao y la combinamos con plátano o con mermelada de fresa. También añadimos una bola de helado de vainilla en algunos.

El dulce francés por excelencia. Una exquisitez muy sencilla.

La fiesta terminó brindando con una copa de champán.

¡A vuestra salud!

Anuncios