El dulce del verano: la Tarta Mojito

Llega el verano a Despertando Paladares. Y lo hace con los aromas más frescos del estío, mezclados en una receta alegre y original. Presentamos la Tarta Mojito. Un dulce inspirado en el famoso cóctel originario de Cuba. Con esto aprevechamos así también para conectar con el artículo anteiormente públicado hace pocas fechas, en el que se trataba la gastronomía cubana. A su vez este dulce de inspiración caribeña es un puro despliegue de estímulos para cada uno de nuestros sentidos.


Ingredientes:

-Para la base:
200 gr. de galletas Bocaditos de Limón;
50 gr. de mantequilla;
Un chorrito de ron blanco.

-Para el relleno:
Un sobre de gelatina neutra;
300 gr. de queso crema;
Zumo y ralladura de tres limas;
100 gr. de azúcar moreno;
½ vaso de ron;
Un vaso de agua;
Un manojo grande de hojas de Hierbabuena.

-Para la cubierta
Un sobre de gelatina de limón Royal;
½ litro de agua;
Colorante verde o 120gr. de guindas verdes confitadas*.

Elaboración:

Para preparar la base, machacar las galletas, añadir la mantequilla fundida y el ron. Mezclar bien hasta conseguir una masa homogénea. Colocar la mezcla en el fondo de un molde desmontable y presionar extendiéndola por toda la base. Reservar en la nevera.

Para hacer el relleno, poner a calentar el ron, el agua y el azúcar; remover hasta que el azúcar esté completamente disuelto. Añadir la hierbabuena, el zumo y la ralladura de las limas, hervir a fuego suave durante 20 minutos. Dejar enfriar y colar.
Volver a calentar un poco y disolver la gelatina neutra, añadir el queso y remover hasta que esté todo bien mezclado. Verter la mezcla sobre la base de galletas y meter en la nevera hasta que cuaje.

Para hacer la cubierta, disolver la gelatina de limón en 250 ml. de agua hirviendo, remover hasta que esté completamente disuelta. Añadir 250 ml. de agua fría y remover. Poner unas gotas de colorante verde y dejar enfriar.

*En mi caso, prefiero usar las guindas verdes como colorante, puesto que es más natural y el color verde es precioso. Para ello se deben triturar las guindas con un poco de su almíbar. Disolver la papilla resultante en la disuloción de gelatina, sustituyéndola por el colorante.

Verter sobre la crema ya cuajada y mantener en la nevera. Se aconseja consumir al día siguiente de su elaboración.

Espero que les haya gustado la receta y no duden en probarla. Sin duda, con ella, sorprenderá a sus visitas.

Qué aproveche y… ¡Salud!

Anuncios

Al son del sabor

Con la dulzura que Tito Puente y Celia Cruz le cantaban a su patria; con el cariño que le ponían a los versos del poeta José Martí; con la melancolía de los muchos artistas que añoraron su tierra… con esa misma dulzura trataré de contaros algo sobre la gastronomía de Cuba.

Desde sus orígenes, la cocina cubana ha sido el resultado de la confluencia de las mismas culturas que que acogía la isla hasta su nacionalización en el siglo XIX. La amalgama de tradiciones españolas, aborígenes y africanas conforman una gastronomía que se disfruta con cada uno de los sentidos.

Cuba es un país con don de gentes, carismático. Desde mi humilde punto de vista, su gastronomía no sólo vive en sus platos, sino que va más allá. Su gastronomía también vive en sus calles, en la salsa, en los puros habanos, que para los fumadores cierran un magnífico banquete; en sus rones majestuosos…

En el corazón de Cuba laten los sabores de su plato nacional: el ajíaco criollo, un plato que nace en el campo con ingredientes muy básicos. Se emplean carnes como el tasajo (una especie de carne ahumada o cecina), carne de cerdo y carne de ternera y tocino; y vegetales variados como el plátano, el maíz, el ñame, la yuca, el boniato, calabaza, cebolla y ají, entre otros. Se prepara una de las mejores sopas del mundo con estos ingredientes.

Para degustar los platos más exquisitos de la isla, no es necesario asistir a restaurantes lujosos, de hecho, pocos encontrará. En las propias casas particulares, los dueños ofrecen normalmente comidas caseras, casi siempre desayuno y cena. Es el primer lugar recomendado para comer bien y a buenos precios. La comida ofrecida es la típica cubana: comida “criolla”. De forma orientativa, los desayunos continentales, muy copiosos, a base de zumos naturales, ensaladas de frutas, tostadas con mantequilla, huevos, sandwiches, leche y café cuestan unos 4 CUC (1 CUC es equivalente a 1 dólar americano). Las cenas constan de ensalada, arroz congrí (un delicioso arroz preparado con judías negras o frijoles), un plato fuerte de carne de cerdo con yuca, y postre, todo en abundantes cantidades.

Decía que resultaría difícil encontrar restaurantes muy lujosos en Cuba, ya que, los restaurantes en Cuba son muy económicos, debido a que son estatales y los precios de los alimentos adquiridos en pesos cubanos y la mano de obra es muy barata. Se puede comer por 3 CUC en restaurantes decorados con maderas preciosas, manteles y servilletas de tela y amenizados por un pianista. Hay muchos restaurantes interesantes según la zona:

-En la zona de Vedado, el restaurante La Roca es toda una eminencia. Puede comer platos combinados por 4 CUC, en un ambiente de elegancia decorado de una forma de lo más refinada, con espectáculos incluidos. El único “pero”, es el tiempo que tardan en servir. Sin embargo, esto es Cuba, un país sin prisas.
Además de La Roca, la Cafetería del Hotel Habana Libre, es recomendable por sus bocadillos calientes, riquísimos y de buen tamaño. Aquí podrá degustar del popular sandwich cubano, un bocadillo deliciosos elaborado con pan cubano y cuyo interior se rellena con carne de cerdo frita, queso, pepinillo y, a menudo, mostaza. Cada vez más, este bocado se extiende por numerosos países del mundo a modo de comida rápida.

En Habana Vieja, el restaurante Prado y Neptuno sirve comida cubana e internacional y barra donde se pueden degustar todos los cócteles típicos cubanos. Entre sus platos más tradicionales se encuentran la extraordinaria armonía de sabores que conviven en un plato de yuca con mojo; la sencillez de un plato completísimo con un sinfín de sabores: la ropa vieja, que se prepara con carne de ternera y distintas hortalizas; o el famoso e internacional arroz a la cubana, un plato de arroz con salsa de tomate al ajo, servido con huevos fritos. Este último es un plato muy conocido fuera de Cuba, sobre todo en España, sólo que suele diferir bastante al original. En Cuba suele prepararse además con plátanos y se puede acompañar de yuca frita.

Otra parte fundamental de la gastronomía cubana son sus cócteles. Únicos en el mundo, sólo en Cuba encontrará bebidas tan sorprendentes como gratas al paladar. Y es que hablamos de la cuna del ron. Tanto en lujosos hoteles tipo resorts, como en divertidos bares dentro de la ciudad, encontrará agradables formas de disfrutar de los cócteles más famosos del mundo. Sólo el hecho de sentarse en una terraza y observar a la gente, ya es un entretenimiento. Los cubanos son muy cultos y cualquier conversación es muy satisfactoria. Por las mañanas se puede acudir a las piscinas de todos los grandes hoteles con un pase de comida.

En la Habana y cualquier ciudad de la isla, existen un gran número de discotecas donde se hacen espectáculos en vivo. En Vedado recomiendo el Turquino en la última planta del Hotel Habana Libre, pero hay muchas. De fama internacional es la sala de fiestas Tropicana, los autobuses salen desde varios hoteles. Tanto en un lugar como en otro, disfrute y goce -siempre con moderación- de una lista de los más populares cócteles cubanos: el daiquiri, de ron, limón, azúcar y licor marrasquino; el mojito: ron, hojas de yerbabuena, limón, azúcar y agua de soda; cubalibre, con ron, coca-cola y limón; el ron Collins, a base de ron, limón, azúcar y agua de soda; o el telegrama: de ron y licor de menta.

Para divertirnos en Cuba, nos referimos obligatoriamente a bailar; cualquier cubano baila salsa de un modo que cautiva.

Y con esto cerramos un nuevo artículo que espero, les haya sido de su agrado.

Hasta la próxima. Y como dijo Celia: ¡Azúcar!