Al son del sabor

Con la dulzura que Tito Puente y Celia Cruz le cantaban a su patria; con el cariño que le ponían a los versos del poeta José Martí; con la melancolía de los muchos artistas que añoraron su tierra… con esa misma dulzura trataré de contaros algo sobre la gastronomía de Cuba.

Desde sus orígenes, la cocina cubana ha sido el resultado de la confluencia de las mismas culturas que que acogía la isla hasta su nacionalización en el siglo XIX. La amalgama de tradiciones españolas, aborígenes y africanas conforman una gastronomía que se disfruta con cada uno de los sentidos.

Cuba es un país con don de gentes, carismático. Desde mi humilde punto de vista, su gastronomía no sólo vive en sus platos, sino que va más allá. Su gastronomía también vive en sus calles, en la salsa, en los puros habanos, que para los fumadores cierran un magnífico banquete; en sus rones majestuosos…

En el corazón de Cuba laten los sabores de su plato nacional: el ajíaco criollo, un plato que nace en el campo con ingredientes muy básicos. Se emplean carnes como el tasajo (una especie de carne ahumada o cecina), carne de cerdo y carne de ternera y tocino; y vegetales variados como el plátano, el maíz, el ñame, la yuca, el boniato, calabaza, cebolla y ají, entre otros. Se prepara una de las mejores sopas del mundo con estos ingredientes.

Para degustar los platos más exquisitos de la isla, no es necesario asistir a restaurantes lujosos, de hecho, pocos encontrará. En las propias casas particulares, los dueños ofrecen normalmente comidas caseras, casi siempre desayuno y cena. Es el primer lugar recomendado para comer bien y a buenos precios. La comida ofrecida es la típica cubana: comida “criolla”. De forma orientativa, los desayunos continentales, muy copiosos, a base de zumos naturales, ensaladas de frutas, tostadas con mantequilla, huevos, sandwiches, leche y café cuestan unos 4 CUC (1 CUC es equivalente a 1 dólar americano). Las cenas constan de ensalada, arroz congrí (un delicioso arroz preparado con judías negras o frijoles), un plato fuerte de carne de cerdo con yuca, y postre, todo en abundantes cantidades.

Decía que resultaría difícil encontrar restaurantes muy lujosos en Cuba, ya que, los restaurantes en Cuba son muy económicos, debido a que son estatales y los precios de los alimentos adquiridos en pesos cubanos y la mano de obra es muy barata. Se puede comer por 3 CUC en restaurantes decorados con maderas preciosas, manteles y servilletas de tela y amenizados por un pianista. Hay muchos restaurantes interesantes según la zona:

-En la zona de Vedado, el restaurante La Roca es toda una eminencia. Puede comer platos combinados por 4 CUC, en un ambiente de elegancia decorado de una forma de lo más refinada, con espectáculos incluidos. El único “pero”, es el tiempo que tardan en servir. Sin embargo, esto es Cuba, un país sin prisas.
Además de La Roca, la Cafetería del Hotel Habana Libre, es recomendable por sus bocadillos calientes, riquísimos y de buen tamaño. Aquí podrá degustar del popular sandwich cubano, un bocadillo deliciosos elaborado con pan cubano y cuyo interior se rellena con carne de cerdo frita, queso, pepinillo y, a menudo, mostaza. Cada vez más, este bocado se extiende por numerosos países del mundo a modo de comida rápida.

En Habana Vieja, el restaurante Prado y Neptuno sirve comida cubana e internacional y barra donde se pueden degustar todos los cócteles típicos cubanos. Entre sus platos más tradicionales se encuentran la extraordinaria armonía de sabores que conviven en un plato de yuca con mojo; la sencillez de un plato completísimo con un sinfín de sabores: la ropa vieja, que se prepara con carne de ternera y distintas hortalizas; o el famoso e internacional arroz a la cubana, un plato de arroz con salsa de tomate al ajo, servido con huevos fritos. Este último es un plato muy conocido fuera de Cuba, sobre todo en España, sólo que suele diferir bastante al original. En Cuba suele prepararse además con plátanos y se puede acompañar de yuca frita.

Otra parte fundamental de la gastronomía cubana son sus cócteles. Únicos en el mundo, sólo en Cuba encontrará bebidas tan sorprendentes como gratas al paladar. Y es que hablamos de la cuna del ron. Tanto en lujosos hoteles tipo resorts, como en divertidos bares dentro de la ciudad, encontrará agradables formas de disfrutar de los cócteles más famosos del mundo. Sólo el hecho de sentarse en una terraza y observar a la gente, ya es un entretenimiento. Los cubanos son muy cultos y cualquier conversación es muy satisfactoria. Por las mañanas se puede acudir a las piscinas de todos los grandes hoteles con un pase de comida.

En la Habana y cualquier ciudad de la isla, existen un gran número de discotecas donde se hacen espectáculos en vivo. En Vedado recomiendo el Turquino en la última planta del Hotel Habana Libre, pero hay muchas. De fama internacional es la sala de fiestas Tropicana, los autobuses salen desde varios hoteles. Tanto en un lugar como en otro, disfrute y goce -siempre con moderación- de una lista de los más populares cócteles cubanos: el daiquiri, de ron, limón, azúcar y licor marrasquino; el mojito: ron, hojas de yerbabuena, limón, azúcar y agua de soda; cubalibre, con ron, coca-cola y limón; el ron Collins, a base de ron, limón, azúcar y agua de soda; o el telegrama: de ron y licor de menta.

Para divertirnos en Cuba, nos referimos obligatoriamente a bailar; cualquier cubano baila salsa de un modo que cautiva.

Y con esto cerramos un nuevo artículo que espero, les haya sido de su agrado.

Hasta la próxima. Y como dijo Celia: ¡Azúcar!

Anuncios

Argentina: sabor a tango

Nos posamos por vez primera fuera del continente europeo para aterrizar en el continente americano. Nos encontramos en Argentina, una tierra donde resulta muy fácil hacer gozar al paladar. Gastronomia argentina, pasional como un tango. Gastronomía argentina, única entre únicas. Es decir, estamos ante una gastronomía rica, entre otras cosas por el aporte de los productos típicos y originarios del continente; pero a la vez distinta al resto de países sudamericanos por su notable influencia europea. En Despertando Paladares intentaremos acercar un poco del conocimiento gastronómico de la cultura argentina, y veremos más allá de la cocina criolla y sus fabulosas carnes, y lo llevaremos hacia el comedor de nuestros lectores.

Noroeste y Cuyo

Comenzaremos nuestro recorrido por el noroeste del país, más concretamente en Jujuy, tierra con platos tan coloridos y variados como los famosos cerros de la región, los Cerros de los Siete Colores. Su cocina se ve influenciada por los pueblos bolivianos y chilenos. Los quesillos de San Antonio, es el primer manjar que debemos probar al pasar por este lugar. Se trata de un tipo de queso muy bueno, tierno y fresco. Asado es recomendable. El charqui es otro producto interesante a probar. Se trata de carne seca en sal, una especie de cecina con condimentos como ají o pimentón.

Sin embargo, moviéndonos por el noroeste, ya en Cafayate (provincia de Salta) es necesario parar sólo para probar sus magníficos vinos. Para el amante del buen vino, será un placer visitar las bodegas. Si seguimos en dirección sur, llegaremos a San Miguel de Tucumán, dónde el queso Tafí es uno de los estandartes culinarios, y no sin razón. Pero además, después este aperitivo, qué mejor cosa que hacer, que degustar un sabroso pastel de choclo. El choclo es llamado al maíz tierno, el cual es molido para realizar una pasta que posteriormente es mezclada con carne y otros condimentos. El influjo de la corriente andina, también nos llega en la zona de Santiago del Estero o la región de Cuyo. Aquí uno puede probar platos tan típicos como el tomaticán, un guiso de tomate muy elaborado en La Rioja; u otros como el sancocho, una sopa a base de carne y tubérculos de la zona.

Noreste

El noreste argentino se ve más influenciado por Paraguay. En la zona de Corrientes lo más común es la sopa correntina, parecida a la sopa paraguaya, y cuyo nombre no ha de engañar, pues se trata de una especie de pastel o de aspecto parecido a la tortilla española, hecha de maíz. En Formosa tiene fama el chipá, unos panecillos elaborados con yuca. La yuca o mandioca también es típica elaborarla frita en Misiones y alrededores. Así como también son típicas, pero en Entrerríos las empanadas de arroz con leche. Cabe mencionar, que el noreste, es además, una zona en la que se consume una gran variedad de pescados, así como el queso goya, la infusión de mate, o uno de los dulces más populares del país, la mazamorra, que es una especie de polenta realizada con maíz, agua, azúcar, vainilla, y, a veces, canela.

Región central y la Pampa

Es en estas regiones donde usted podrá probar todos los platos que hacen de esta gastronomía en su conjunto, una de las más ricas del mundo. Hablamos de ciudades del peso como Santa Fe, Rosario, Córdoba, la región pampeana, Mar de la Plata, o Buenos Aires. Sin duda es una zona marcada por culturas europeas de mucho peso como Italia, España, y, en menor medida, Francia.

Los asados y parrilladas son el símbolo de la gastronomía argentina. El novillo argentino, los chorizos criollos, los churrascos, etc., forman la mejor combinación para una barbacoa. La carnes argentinas presumen de ser las mejores del mundo. Despertando Paladares les recomienda que lo comprueben en el Restaurante Reencuentro, una de las parrillas más notables del país, y que se encuentra en Buenos Aires (calle Cabrera 4801).

No menos importantes son las salsas, donde destacan la criolla y el chimichurri, salsa estrella. La salsa criolla es una especie de picadillo a base de tomate, cebolla y pimiento, principalmente. Por su parte la salsa chimichurri es un tipo de mojo elaborado con aceite, ajo, ají, sal y diversas especias.

La influencia italiana ha repercutido en gran medida en los platos gauchos. Pastas y pizzas abundan en la dieta argentina. Existen una serie de pizzas originarias del país tales como la pizza canchera, o la pizza a la parrilla. Esta última elaborada en una parrilla y no en un horno. Los escalopines y milanesas, son filetes de tipo empanado también de origen italiano.

Las empanadillas ocupan otro capítulo dentro de la cocina argentina. Las empanadillas quizás tengan un arraigo más español, andaluz más concretamente. Constituyen uno de los platos más tradicionales y su variedad de rellenos es enorme. Las empanadillas criollas es una de las más famosas.

Y en el apartado de postres no puede faltar el dulce de leche, postre argentino por excelencia y que se trata de una leche condensada caramelizada. Son importantes también los piononos de Santa Fe, de elaboración similar a un pudin; el imperial ruso, un postre de merengue; o los panqueques, de origen norteamericano, parecidos a las tortitas.

En la zona de Mar del Plata hay que destacar los sorrentinos, un plato de pasta rellena, generalmente acompañado de salsa de tomate casera. Y ya en la Pampa cabe destacar su riqueza en embutidos, tales como los salamines.


Zona austral

La zona austral es la zona más despoblada de Argentina, pero posee una gastronomía con nombre propio en la que abundan pescados y mariscos, con los cuales también se preparan patés. Es una zona en la que también se elaboran quesos regionales como el chubut. En cuanto a las carnes, hay de todo, pero se cocina mucho aves como el ñandú o similares, y se preparan en los llamados asados en chulengos, elaborados en barriles de doscientos litros.
Los dulces de esta región son conocidos. Sobresalen los chocolates de Bariloche, mundialmente conocidos, o los dulces de llao llao, un hongo dulce (“llao llao” significa “dulce dulce”).

En cuanto a vinos, las regiones de Neuquén y Río Grande elaboran los vinos más famosos del país, los vinos más australes del mundo. Destacan los vinos blancos y los fermentados con frambuesa o cereza.

Como se puede observar, la gastronomía argentina es de una riqueza exuberante. Como buen argentino, de vez en cuando uno ha de brindar por ella con una buena cerveza. La cerveza Quilmes, es esa cerveza.

¡Salud, y que les vaya bárbaro!